Navidad y diabetes

Navidad y diabetes

En estas fechas tan importantes que marcan la culminación o cierre de un año ,en el que a lo mejor no se lograron las metas planteadas, especialmente en el ámbito del cuidado del acompañante eterno (la diabetes), no debemos recriminarnos; simplemente debemos reorientar nuestras expectativas y fijar objetivos más realizables o mucho más pequeños. Dicho de otra manera: dar pasitos cortos pero con mayor seguridad o aplomo.

La navidad es compartir, son momentos de reencuentros y de celebraciones en familia o con amigos, y también es una época para ser más solidarios, especialmente con los más necesitados. Independientemente de todo esto, podemos cuidarnos, sin verlo como una tragedia, sencillamente controlar un poco lo que comemos o bebemos y, aunque sientas que te has esforzado y no has logrado los objetivos previstos, tampoco puedes desatar el enfado permitiéndote comer sin control, pues claramente esto afectará tu salud.

Una de nuestras frases meta o motivacional para estos días y para el próximo año debería ser:

Mimar o cuidar mi cuerpo. Cuidar lo que coma aunque no siempre vea resultados en nuestros controles o analíticas y moverme, moverme más.

Comer sano, comida hecha en casa, consumir alimentos frescos, locales y de cercanía. Mucha verdura, fruta, alimentos integrales, preferir aceite de oliva virgen extra, etc; en fin consumir alimentos de la dieta mediterránea. Por supuesto podemos permitirnos platos que quizás no sean tan “recomendables” pero que forman parte de nuestras costumbres porque comer rememora y trae recuerdos de nuestra infancia y nuestro arraigo pero sin dejar de cuidarnos, podríamos hacer cambios o variaciones en algunas recetas para que sean más saludables.

Se aconsejan platos tradicionales de cuchara para paliar un poco el descenso de las temperaturas de esta época, por lo cual podríamos preparar potajes en los que predominen las verduras o vegetales, evitando realizar frituras así como evitando incorporar alimentos con grasas saturadas (tipo: chorizo, bacon, etc.).
Muy importante no dejarse engañar comprando productos que ofrecen 0% de azúcares porque, además de ser más caros, muchas veces no son productos verdaderamente buenos para nuestra salud con el añadido que creemos que por no tener azúcar podemos consumir más cantidad.

Si utilizamos insulina, podemos ajustar la dosis de esta a la cantidad de alimentos según el contenido de carbohidratos, pero si son alimentos poco o nada saludables aunque tengamos buenas glucemias nuestra salud se verá afectada. Si utilizamos pastillas (hipoglucemiantes orales) debemos tener cuidado con lo que comemos en especial todo lo que contenga hidratos de carbono pero además tratando de que sean de buena calidad nutricional.

Disfrutar de estos días compartiendo en familia o con nuestros amigos o conocidos, que muchas veces son la familia que nosotros escogemos, pero además cuidando que en nuestra mesa prevalezcan alimentos saludables hechos en casa, porque de esta manera pondremos en nuestra comida un poco el cariño o amor para compartir y así nos cuidamos nosotros y a nuestros seres queridos.

Que la diabetes te acompañe, pero sin ser obstáculo para disfrutar la verdadera esencia de la navidad y fin de año. Y lo que no se logró este año sea motivo suficiente para impulsarnos a alcanzar nuestras metas en el año que se aproxima. Cuida tu cuerpo estableciendo metas muy pequeñas porque: “pequeños pasos pueden llevarte muy lejos”

FELICES FIESTAS