Farmacológico

Tratamientos Farmacológicos

Fármacos que actúan sobre la resistencia a la insulina

  • Biguanidas: Metformina (Dianben)
  • Tiazolidindionas: Pioglitazona

Fármacos que aumentan la liberación de insulina (hipoglucemiantes)

  • Sulfonilureas: Glicacida (Diamicron), glimepirida (Amaryl, Roname), glíptica y glibenclamida.
  • Meglitinidas: Repaglinida (Novonorm, Prandin) y nateglinida (Starlix)
  • Análogos de GLP1
  • Inhibidores de DPP4

Fármacos que retrasan la absorción de los hidratos de carbono

  • Acarbosa (Glucobay, Glumida)
  • Miglitol (Diastabol, Plumarol)

Fármacos que favorecen la excreción urinaria de glucosa.

  • Canagliflozina (Invokana)
  • Dapagliflozina (Forxiga, Eristride)
  • Empagliflozina (Jardiance)

La insulina es la hormona que segrega el páncreas y que posibilita que la glucosa entre en las células del organismo, en donde se convierte en energía necesaria para la vida diaria.

Las personas con diabetes tipo 1 no pueden sobrevivir sin insulina y necesitan inyecciones diarias. Para las personas con diabetes tipo 2 o gestacional es otra opción terapéutica más aparte de los antidiabéticos orales.

Actualmente, la insulina es el fármaco hipoglucemiante más potente que existe. Su administración es subcutánea.

Existen múltiples presentaciones de insulina, tanto de acción lenta intermedia como de acción rápida, además de mezclas de unas y otras.

Insulina humana (regular)

Es la insulina que lleva más tiempo en el mercado y con la que hay más años de experiencia. Su duración oscila entre 5- 8 horas en función de las características del paciente y del lugar de inyección. Su inyección en los brazos o en el abdomen se asocia con un inicio de acción más precoz y menos duradera, al contrario de lo que ocurre si se inyecta en los muslos o las nalgas. Se utiliza como insulina preprandial y se recomienda su inyección 30- 45 minutos antes de la ingesta.

Sus nombres comerciales son Humulina Regular y Actrapid.

Análogos rápidos de insulina

Son insulinas modificadas para ejercer una acción más rápida (ultrarápida) que la insulina humana, más parecida a la secreción endógena postprandial. Su duración también es menor que la insulina regular y su principal ventaja es que se asocian a un menor riesgo de hipoglucemias, aspecto especialmente relevante en personas con diabetes tipo 1. La zona de inyección no modifica el perfil de acción.

Se recomienda su inyección 0-15 minutos antes de la ingesta.

Actualmente existen tres análogos rápidos en el mercado, con perfiles de acción muy similares: Lispro (Humalog), Aspártica (Novorapid) y Glulisina (Apidra)

Insulinas intermedias/lentas

Llamamos así a las insulinas que tienen una duración de al menos 10-12 horas y que se utilizan de forma independiente de la ingesta. La que lleva más tiempo en el mercado es la insulina NPH (insulina humana a la que se ha añadido protamina para prolongar su efecto). Es una insulina de aspecto turbio que hay que homogeneizar antes de ser inyectada. Si se inyecta en muslo o nalga, aumentamos su duración y si se inyecta en abdomen o brazo, su duración será menor. Dado su perfil de acción, con un pico a las 2-4 horas, su administración debe ser seguida de la ingesta de 10-20g de hidratos de carbono, con el fin de reducir el riesgo de hipoglucemias. Si se administra en el desayuno, puede recomendarse, por ejemplo, una pieza de fruta a media mañana. En caso de administrarse en la cena, puede recomendarse un vaso de leche antes de dormir.

Los nombres comerciales de la insulina NPH son Insulatard y Humulina NPH.

Cuando se añade protamina al análogo de insulina lispro, se obtiene una insulina de aspecto y perfil muy similares a la NPH: la NPL (Humalog basal).

Análogos lentos de insulina

Para obtener un perfil de acción más largo y más “plano” que la NPH, se ha modificado la molécula de insulina mediante sustitución de algún aminoácido (insulina glargina) y añadiendo una cadena de ácidos grasos (insulina detemir e insulina degludec). Su perfil de acción no depende del lugar de inyección. No precisan suplementos de hidratos de carbono como punto de partida (dado su perfil más plano).

Almacenamiento de la insulina

La insulina se puede mantener a temperatura ambiente de 4 a 5 semanas sin perder efectividad. La insulina Lantus pierde eficacia tras 20 días a temperatura ambiente. La temperatura no debe ser mayor de 25-30º y debe estar a oscuras. Por lo tanto, el vial o cartucho que se esté utilizando se puede mantener a temperatura ambiente. Los viales o cartuchos que no se estén utilizando deben estar en el frigorífico.