Complicaciones de la diabetes

Complicaciones de la diabetes

La diabetes puede ocasionar problemas de salud graves. Entre las complicaciones posibles, hemos distinguido entre agudas y crónicas. Respecto a las primeras, tienen una duración de tiempo determinada y solucionables a corto plazo, mientras que las segundas son aquellas complicaciones que pueden aparecer a largo plazo.

Agudas

Hipoglucemia

La hipoglucemia es cuando tenemos el nivel de azúcar por debajo de 70mg/dl en sangre, y es la complicación aguda más frecuente. 
Debemos estar atentos a los síntomas de la hipoglucemia, ya que nos indican su aparición y, además, en cada persona pueden ser diferentes; por eso es importante conocer las señales que nos manda nuestro propio organismo. Estos síntomas ocurren de manera rápida y suelen ser:

  •  Sudoración y/o escalofrios
  •  Mareo o vértigo
  •  Inestabilidad
  •  Visión borrosa
  •  Somnolencia
  •  Dificultad de coordinación
  •  Debilidad
  •  Ira o tristeza
  •  Entumecimiento de labios o lengua
  •  Hambre o náusea

Si no se tienen en cuenta y no se soluciona la hipoglucemia se puede entrar en hipoglucemia severa y esta se definiría con niveles de glucemia en sangre inferiores a 50 mg/dl, pudiendo llegarse a un coma diabético, es decir, perder el conocimiento y convulsionar o incluso la muerte si no se llega a tratar.

Para solventar una hipoglucemia NO severa en ADULTOS hay que aplicar la regla del 15 x 15, salvo en personas que tengan lazo cerrado que más adelante detallamos.

La Regla del 15 x 15 consiste en comer 15 gramos de carbohidratos de absorción rápida y esperar 15 minutos.

Los carbohidratos que se tomaran serán : azúcar (1 cucharada), tabletas de glucosa, media taza de zumo de frutas o refresco azucarado. Se ha de esperar a que pasen 15 minutos para que los carbohidratos realicen su función. Si la glucemia capilar no ha mejorado ha de repetir la toma de 15 gramos de carbohidratos y volver a esperar los 15 minutos. Una vez la glucemia capilar haya alcanzado un rango seguro se deberá tomar 1 ración de hidratos de absorción lenta como 2 galletas Maria o 20 gramos de pan.

En NIÑOS la regla del 15 x 15 se debe adaptar. Es posible que con niños menores haya que adaptar los gramos de hidratos de carbono de absorción rápida que se necesiten para remontar una hipoglucemia.

En el caso de las personas que presenten un lazo cerrado (sensor y bomba de insulina conectados entre ellos) se debe actuar de manera diferente, esto se debe a que, en caso de hipoglucemia, la propia bomba suspende el suministro de insulina basal y si actuamos con la regla del 15 x 15 se podría dar un efecto rebote. Por lo tanto, en estos casos se debería observar como está afectando la suspensión de la basal y tomas menos gramos de hidratos de carbono de absorción rápida o adaptarlos en caso de que fuese necesario y, en muchas ocasiones, no requiere la posterior ingesta de hidratos de absorción lenta.

https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/hyperglycemia/symptoms-causes/syc-20373631?p=1   

En caso de hipoglucemia severa nunca hay que intentar solucionar la hipoglucemia haciendo deglutir al paciente, ya que hay un gran peligro de ahogo. En caso de que la persona con diabetes se encuentre inconsciente hay que llamar a los servicios de emergencia e inyectar el glucagón. El glucagón es una hormona que produce el páncreas para elevar la concentración de la glucosa en sangre y, lo que usan las personas con diabetes en caso de hipoglucemia severa, es una versión sintética de esta hormona, debiendo disponer en su casa, lugar de trabajo o de vacaciones un kit de glucagón a mano.

Hiperglucemia

Nos referimos a una hiperglucemia cuando el valor de glucosa en sangre es superior a 250 mg/ml. Esta situación puede desencadenar en alteraciones más complejas a corto plazo como deshidratación y cetosis.

Los síntomas de la hiperglucemia son el aumento de la sed, de la necesidad de orinar con frecuencia, visión borrosa y sentirse débil o inusualmente cansado. 

Si la hiperglucemia no se trata, puede favorecer la acumulación de cetonas en la sangre y en la orina, dando lugar a una cetosis o cetoacidosis.

Cetosis y cetoacidosis diabética

La cetosis y la cetoacidosis diabéticas constituyen dos modalidades de complicaciones agudas debidas a un déficit de insulina más o menos grave.

La cetosis constituye un cuadro clínico caracterizado por la presencia de cuerpos cetónicos en orina sin alteración del equilibrio ácido base y con un pH sanguíneo normal.

Causas de la cetosis:

  •  Aporte insuficiente de hidratos de carbono
  •  Déficit de insulina

Si la cetonuria es consecuencia de un déficit de hidratos de carbono, cetonuria positiva y glucemia baja, el cuadro se resolverá aumentando el aporte y realizando una dieta correcta. Esta situación puede presentarse tanto en personas con diabetes como sin diabetes.

Si la cetonuria es consecuencia de un déficit de insulina y va acompañada de hiperglucemia y glucosuria intensa, nos hallamos ante una cetosis diabética. Esta se produce cuando una persona con diabetes no dispone de suficiente insulina en el cuerpo, presentando una hiperglucemia moderada o alta mantenida en el tiempo. La insulina es la llave que hace que el azúcar pueda entrar dentro de nuestras células. Si el azúcar no puede entrar dentro de las células por la escasez de insulina, se queda en el torrente sanguíneo y el cuerpo empezará a usar las grasas como fuente de energía, lo que hará que se produzcan cuerpos cetónicos, tóxicos para el organismo que, si no se tratan, alteran el PH de la sangre, pudiendo, si no se corrige, llegar a poner en riesgo nuestra vida.

Prevenir la cetosis diabética: La cetosis constituye el preámbulo de la cetoacidosis, de ahí la importancia de que la persona con diabetes identifique y trate adecuada y rápidamente el cuadro de cetosis. Para ello debe:

  • Conocer los factores de riesgo
  • Comprobar si existe cetonuria cuando la glucemia sea superior a 280 mg/dl.

Aplicar correctamente el protocolo de hiperglucemia y cetonuria positiva o, en su defecto, acudir al centro de salud. La mayor parte de estos episodios se solucionan en casa, si la persona con diabetes tiene los conocimientos y capacidades necesarias.

Los síntomas de la cetoacidosis son:

  •  Cansancio
  •  Aliento olor a fruta
  •  Sequedad en la boca
  •  Piel seca o enrojecida
  •  Náuseas y/o vómitos
  •  Dificultad para respirar
  •  Confusión
  •  Pérdida de conocimiento o coma diabético

Las personas con diabetes deben saber medir la acetona en orina o sangre ya que la cetoacidosis es grave y peligrosa.

Para solucionar una cetoacidosis diabética es necesario acudir al servicio de urgencias.

Crónicas

Alteraciones vasculares

  • Microangiopáticas: se debe a un daño progresivo de los capilares y afecta a dos lechos vasculares: retina y riñón. Evoluciona poco a poco y se debe a hiperglucemia crónica mantenida en el tiempo.
  • Retinopatía: La retinopatía diabética es una complicación ocular de la diabetes causada por el deterioro progresivo de los vasos sanguíneos que irrigan la retina y que puede dar lugar a una serie de complicaciones que derivan en la perdida de la visión.
  • Nefropatía: El azúcar elevado en sangre es nefrotóxico produciendo daño en las nefronas de los riñones ya que estas se engruesan y dejan pasar proteína a la orina. El diagnostico precoz es fundamental para mantener la función renal a largo plazo
  • Neuropatía: Es el daño que sufren los nervios o los vasos sanguíneos que transportan el oxigeno a los nervios. Ese daño producido provoca que los nervios dejen de enviar mensajes o que envíen las señales nerviosas en momentos equivocados y los síntomas dependerán de los nervios afectados. Puede producirse en las extremidades (hormigueo), a nivel digestivo (dificultades en la digestión), a nivel cardíaco (mareos y taquicardias) y a nivel genito-urinario (disfunción sexual, problemas urinarios)

Pie diabético

Es una alteración que aparece por la afectación de los nervios e inducida por el azúcar alto, con o sin la falta de riego sanguíneo, y previo desencadenante traumático, produce lesión y/o ulceración del pie.

Las causas de las lesiones en el pie diabético son la alteración nerviosa (neuropatía periférica) y la falta de riego sanguíneo (vasculopatía).

La alteración nerviosa ocasiona perdida de sensibilidad en el pie, perdiendo la sensación de dolor en él.

La falta de riego sanguíneo hace que las lesiones tarden en curar.

Consideraciones para PREVENIR el PIE DIABETICO:

  •  Inspeccionar a diario los pies: observar si tienen manchas, cambio del color de la piel, durezas, rozaduras o alteraciones en el espacio entre los dedos de los pies.
  •  Hidratar los pies tras el lavado y secado oportuno con crema con urea, evitando aplicar crema en los espacios entre los dedos
  •  Utilizar calzado cómodo e inspeccionar los zapatos antes de ponérselos
  •  Cambiar los calcetines diariamente
  •  Usar calcetines preferiblemente de fibras no sintéticas, sin costuras y que no aprieten
  •  No caminar descalzo
  •  No utilizar agua o almohadillas eléctricas para calentar los pies
  •  Limar las uñas con especial atención con los bordes y sin apurar el corte. No usar cortauñas y tijeras.
  •  Lavar los pies con agua no muy caliente y jabón a diario y secarlos muy bien entre los dedos
  •  Visitar un podólogo si descubrimos callosidades

http://www.fundaciondiabetes.org/upload/publicaciones_ficheros/55/Guia_piediabetico.pdf

Periodontitis

Es la infección e inflamación desde las encías hasta los ligamentos y el hueso produciendo la movilidad de los dientes y pudiendo llevar a su pérdida.

La periodontitis y la diabetes tienen una relación bidireccional importante y deben controlarse de forma conjunta, ya que siendo una patología infecciosa altera el estado endocrino.

Por lo tanto, es muy importante una buena limpieza bucal y un control de cualquiera de los signos de alarma de la existencia de problemas en las encías.

El principal signo de alerta es el enrojecimiento de la encía con sangrado o inflamación. Otros síntomas son el mal sabor de boca, hipersensibilidad al frío, mal aliento (halitosis), recesión de las encías (dientes más largos), pus en las encías y movilidad o separación en los dientes.

Ante cualquier síntoma de alerta ha de acudir a un dentista/periodoncista para la evaluación de su boca.

Es muy importante mantener una boca limpia y sana, con los cepillados correspondientes y las limpiezas de su boca una vez al año por su profesional.

La alimentación ideal para una persona con diabetes será: una alimentación saludable que contemple los principios básicos de la dieta mediterránea cuidando el equilibrio entre las sustancias que están contenidas en los alimentos y que cumplen una función en nuestro cuerpo (macro y micronutrientes).

Los principales macronutrientes de los distintos alimentos son: hidratos de carbono, grasas y proteinas. Los hidratos de carbono son los que más influyen en la glucemia y existen dos tipos:

 

No hay una dieta especial o exclusiva para personas con diabetes, el hecho de tener diabetes sólo demanda un mayor cuidado al realizar las comidas para saber cuáles son los alimentos y las cantidades de éstos, que más pueden influir en la glucemia pero en realidad se puede y se debe comer variado y contemplando siempre una alimentación saludable.

Las calorías aconsejables en la dieta van a depender de la edad, ejercicio, peso corporal…etc; por eso no existe una dieta igual para todas las personas.

Los alimentos se componen de nutrientes que son principalmente tres: hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Los hidratos de carbono son los principales responsables de las elevaciones de glucosa en sangre. Por eso es importante que se tomen con horarios estables y en cantidades controladas y poder ajustar bien la dosis de insulina que se va a necesitar. Existen dos tipos de hidratos de carbono: simples y complejos.

Los hidratos de carbono simples: se absorben rápidamente provocando subidas bruscas de la glucosa. Se encuentran en dulces, tartas, azúcar común, caramelos, refrescos, mermeladas. Estos alimentos deben evitarlos las personas con diabetes, ya que además favorecen el exceso de peso. También se encuentran en alimentos como la fruta y la leche, y son muy recomendables ya que aportan gran cantidad de nutrientes como las vitaminas y la fibra.

 

Los hidratos de carbono complejos: tardan más en absorberse y la subida de glucosa es más lenta y mantenida, con lo que es más fácil controlar la glucemia. En este grupo estarían las papas ,el arroz, los cereales, el pan, las legumbres, las pastas y las harinas. Son alimentos que se deben consumir a diario.

 

La fibra: son hidratos de carbono complejos de origen vegetal que no e digieren y en el tubo digestivo disminuyen la absorción de la glucosa. Además tiene un efecto “bio” que favorece el buen funcionamiento del intestino. Por ello , es beneficioso para las personas con diabetes, ya que ayudan a controlar la glucemia. Se encuentra en legumbres, verduras frescas, fruta natural con piel y cereales.

 

Los edulcorantes no calóricos: como la sacarina o el aspartamo son los más acosejables. Otros como el sorbitol, la fructosa o el manitol son clóricos y por tanto suben la glucosa.

 

Las grasas: aportan muchas calorías, si se consumen en exceso se acumulan en el organismo llevando a la ganancia de peso y predisposición a padecer complicaciones tardías de la diabetes.

 

Alimentación en la diabetes tipo 1:

Quizá puede parecer muy complicado de llevar la alimentación cuando se diagnostica diabetes tipo 1 por las creencias, pero realmente sólo requiere más tiempo de aprendizaje y comprensión.
Para facilitar el control glucémico se trabaja con la DIETA POR RACIONES DE HIDRATOS DE CARBONO, que consiste en consumir diferentes cantidades de alimentos que aporten la misma cantidad de hidratos de carbono. Estos alimentos están organizados en listas de raciones en la que cada ración aporta 10 gramos de hidratos de carbono.

Las grasas y proteínas también influyen en la glucemia pero en menor medida.
Utilizando la dieta por RACIONES DE HIDRATOS DE CARBONO se puede llevar un mejor control glucémico y un mejor ajuste en la dosis de insulina.

 

Alimentación en la diabetes tipo 2:

La alimentación de una persona con diabetes 2 debe ser una alimentación saludable adaptada a cada individuo (personalizada), tanto por sus hábitos como por su tratamiento o pautas. Para esto debe buscar asesoría con un dietista nutricionista. Sin embargo a través de la utilización del MÉTODO DEL PLATO se pueden organizar menús sanos y variados de forma sencilla. Este método se basa en las proporciones de los diferentes grupos de alimentos que se deben consumir.

Se aconseja utilizar un plato que tenga entre 23 a 25 centímetros de diámetro. La mitad debe ser de ensalada o verduras en su presentación más saludable (crudas o cocidas).

Una cuarta parte del plato de alimentos que aporten principalmente proteínas (pescado, pollo, carne, huevos, etc.)

Una cuarta parte de farináceos que son alimentos que aportan hidratos de carbono complejos entre los que están: las legumbres, la papa, el arroz, el pan, el cuscús, la quínoa, el maíz, etc. Estos son los que más influyen en la glucemia por lo cual es importante no excederse en la cantidad y preferir aquellos que aporten mas fibra para llevar un mejor control glucémico evitando muchas fluctuaciones o picos.

En este método el postre ideal es la fruta y la bebida ideal: el agua.

Dependiendo del estado de salud o del tratamiento médico (insulina, antihipertensivos, etc.) será recomendado un tratamiento nutricional más personalizado.

También se puede trabajar con RACIONES DE HIDRATOS DE CARBONO pero esto requiere más tiempo de educación y aprendizaje, especialmente si parte del tratamiento es el uso de insulina. Cualquiera sea el caso se debe contemplar siempre una alimentación sana, variada, equilibrada y que se ajuste a los principios de la dieta mediterránea. 

Logo Funded by EU
Ir al contenido